Dentro de los adelantos de la cirugía estética se practican terapias como la Ultracavitación, que en otros términos estamos hablando de la Lipoaspiración sin cirugía.

Este tema se ha convertido en un gran novedad, debido a que entre sus principales ventajas se encuentran que es un método no invasivo que permite eliminar los excesos de grasa del cuerpo, sin necesidad de alguna intervención quirúrgica, además de ser un método que no causa dolor.

Otra característica en particular es que sus resultados son inmediatos dependiendo cada persona. Se pueden reducir tallas en pocas sesiones.

Este método se logra gracias a la generación de frecuencias de ultrasonido que generan campos de cavitación dentro del cuerpo. Se emplean equipos de última generación ya que logran un resultado positivo con poco efecto térmico.

Estos aparatos son capaces de generar campos de cavitación con mayor estabilidad, lo que a su vez crean burbujas más grandes, con mayor capacidad de almacenamiento, estas burbujas crean una implosión y se colapsan, de manera que se rompen las membranas del tejido adiposo, que posteriormente son eliminadas de manera natural por el organismo. Este efecto no destruye los vasos sanguíneos debido a su elasticidad, por lo que son tolerables al tratamiento.

La Ultracavitación no tiene efectos secundarios, sin embargo no todas las personas son candidatas a este tratamiento, como las personas que usan prótesis en un área cercana, personas que tengan alguna infección, tampoco gente que padezca epilepsia o que use marcapasos. Es importante acudir al médico para recibir la valoración indicada antes de realizarse este tratamiento.

Tal vez la piel muestre un cierto grado de enrojecimiento, situación que es normal. Los resultados son progresivos, incluso en la primera sesión se pueden apreciar notables mejorías.

Este método es recomendable para aplicarse en diversas zonas del cuerpo, como abdomen, glúteos rodillas, piernas, espalda y brazos. Es recomendable hidratar el organismo cuando se lleva a cabo este tratamiento.

Asimismo, este tratamiento contribuye favorablemente al tratamiento de la celulitis ya que reactiva la circulación de las zonas afectadas a nivel de la piel. La Ultracavitación puede ser una alternativa considerable para la reducción de tallas y grasa sin necesidad de invadir agresivamente nuestro cuerpo.