Métodos para realizar una depilación permanente

Ya por razones de estética, aseo o comodidad, la depilación ha sido una práctica inmemorial, en las más diversas culturas, pero la tecnología de hoy nos libra de herramientas dolorosas, atemorizantes e imprecisas.

Adiós a esas pinzas, resinas, navajas y rasuradoras eléctricas, e irritaciones y quemaduras, que daban una solución a medias, sólo para iniciar el proceso unos días después. La solución está en la depilación láser de DIODO, permanente, impecable e indolora.

El láser de diodo es aplicado mediante una máquina de precisión extraordinaria, que funciona con pequeños diodos y semiconductores que forman un haz de luz que, absorbida por el pigmento del folículo piloso, provoca la destrucción de las células responsables del crecimiento del vello.

Este láser penetra más en la piel que otro tipo de láseres. Está especialmente indicado para pieles más oscuras o para vello más grueso y profundo o, bien, para pieles claras, siempre que el vello sea de mediano a grueso.

Estas particularidades hacen que el láser de diodo sea especialmente recomendable para las partes del cuero de más extensión, como la espalda o el pecho, por lo que es especialmente recomendado para hombres.

La depilación láser DIODO requiere varios tratamientos, debido a que funciona mejor cuando el vello está en una etapa temprana de crecimiento (denominada anágena). No todos los vellos están en esta fase al mismo tiempo.

La depilación es permanente, porque consigue que el vello sea destruido desde la raíz. En cada sesión con láser, solo los folículos pilosos activos son eliminados definitivamente, y por ello se necesitan varias sesiones de láser para eliminar permanentemente el vello de una zona.

La comunidad científica internacional valora el láser de DIODO como el mejor láser para depilar por diferentes motivos:

  • Resultados permanentes en pocas sesiones.
  • Menor riesgo de efectos secundarios por su sistema de enfriamiento único.
  • Se recomienda de 6 a 8 sesiones, al menos una por mes.
  • Tratamiento indoloro, no causa quemaduras o irritación.

En Clínica Esbelt contamos con el personal profesional, especializado y con gran experiencia, preparado para marcar al paciente las pautas a seguir y realizar un seguimiento personalizado en cada tratamiento.

Estamos ubicados en Guadalupe, a 150 metros al norte de la Escuela Pilar Jiménez. Le invitamos a contactarnos, le brindaremos toda la atención que usted necesite.

 



Deja un comentario