Desde mediados del siglo XX se ha investigado acerca de los beneficios del dióxido de carbono en la región subcutánea con resultados favorables. Se trata de un método muy poco invasivo, pero también con riesgos muy bajos. La Carboxiterapia consiste en la aplicación de micro inyecciones de dióxido de carbono (CO2) enfocadas en zonas especiales, mediante equipo tecnológico especial para cumplir esta tarea.

Los mejores resultados de la Carboxiterapia los podemos apreciar en las líneas de expresión, este tipo de terapia particularmente se denomina Carboxiterapia Facial.

Una vez que el CO2 se encuentra dentro del cuerpo, éste reacciona dilatando los vasos sanguíneos en esas zonas, incrementando el oxígeno en los tejidos. Como consecuencia, se incrementa el flujo sanguíneo y se produce la apertura de vasos capilares, situación que no sucedería en condiciones normales.

A su vez, las toxinas localizadas en esas áreas se van eliminando lo que resulta en una mejor tonificación de la piel. El CO2 permanece en promedio dos días, por lo que se deben tomar dos o tres sesiones en periodos similares y en forma regular, para que el organismo se desenvuelva con normalidad.

Los efectos secundarios en la Carboxiterapia son mínimos, que van del dolor a la sensación de ardor, y en el caso de las mujeres, cambio de la fecha de regla.

La Carboxiterapia es el tratamiento ideal para corregir las líneas de expresión, ojeras, foto envejecimiento facial, foto envejecimiento en diferentes partes del cuerpo como manos, estrías, brazos y piernas.  La Carboxiterapia actúa directamente en estas grasas localizadas en las diferentes zonas afectadas del cuerpo ayudándolas a reducirse a nivel molecular, lo que hace que se reincorporen al movimiento y puedan ser drenadas de forma natural por el organismo.

Es importante saber que este tratamiento no es aplicable para personas con padecimientos de hígado, riñón, problemas de corazón o diabetes. Otras contraindicaciones pueden estar presentes por lo que es importante, como todo tratamiento, tener una valoración profesional previa.  El costo y el número de sesiones dependerán del tipo de tratamiento y del número de zonas a tratar.

Los resultados son favorables, sin embargo, son diferentes en cada persona. También influye la actitud del paciente ante la alternativa terapéutica.